lunes, 2 de marzo de 2009

Perón sobre los medios, 21 de agosto de 1947

Yo no he de olvidar jamás una lección que recibí cuando aun era niño. Discutía con una persona mayor sobre la veracidad de cierta afirmación por haberla leído en un diario.

Esa persona tenia una perro al que llamaba león, “Mire amigo”- Me dijo-, y dirigiéndose al perro, le llamó “león, león, león” y el perro vino “¿Ha visto?“ – me dijo- “le digo león y viene pero no es león es perro”.

Este consejo quiero transmitirlo a todos los argentinos de buena fe, porque he descubierto que en este momento hay muchos hombres de mala fe que desean engañar a la opinión publica con fines generalmente inconfesables.

Me he de tomar el trabajo de ser yo mismo quien informe a la opinión publica... a fin de evitar que la cizaña de estos malos sembradores invadan el campo de la verdad y los buenos argentinos sean inducidos a caer en el error de buena fe.

* De la conferencia pronunciada por el general Peron el 21 de agosto del 1947

1 comentario:

MONA dijo...

Y claro! Perón sufrió los mismos atropellos de parte dde la prensa de entonces...
En junio del 55 un médico pediatra rosarino, fue "víctima del salvajismo de los policías herederos de la Sección Orden Social de la Policía de Uriburu". El hombre fue torturado hasta hallar la muerte a causa de la picana, porque querían sacarle datos de la imprenta en donde imprimió unos volantes.
La causa dormía encajonada. 8 años después, se reabre y tiene gente que apaña la tortura.
Para que veas que los diarios defienden lo indefendible, y muy lejos están de sostener principios éticos, te copio la argumentación del diario La Nación en defensa de los torturadores:
..."no podemos suponer que fuera normalmente peligrosa (la tortura) desde que ninguna de las otras víctimas sufrió consecuencias graves. Más bien, debe pensarse en una condicion anormal predisponente del Dr. Ingalinella para explicar la diferencia de resultado, sin que nada pruebe que tal condición era conocida por los procesados (...) Todo lo expuesto lleva a descartar el dolo eventual el dolo eventual, y a considerar el hecho, por tanto, como homicidio preterintencional, ya que, como lo admite la sentencia en recurso y lo demuestra el hecho de que se enviase a buscar coramina para auxiliar a la víctima, la circunstancia evidente de que la muerte tomó por sorpesa a los procesados, que no estaban preparados para tal eventualidad, y el hecho de que según lo demuestran todas las declaraciones, se busca fundamentalmente hacer decir a la víctima dónde estaba el mimeógrafo donde se imprimían los volantes".
El propósito era reducir la condena de un tal Lozón, de perpetua a 20 años. Pero en menos de 2 años ´çel y sus cómplices salieron en libertad por "buena conducta"
Pero esto ya es otro tema. El de la Justicia. O mejor dicho: INJUSTICIA. Que, como vemos, va atado a la manipulación que hacen los medios de comunicación masiva.
Te saludo.
Y te confieso que releer este texto me hace lagrimear.
Mona
Fuente: PIGNA, Felipe - Los Mitos de la Hist Argentina - 4º- Pág.343