sábado, 28 de febrero de 2009

Hay zonceras que por repetidas parecen verdad (de don Arturo Jauretche)

Por las grandes cadenas mediáticas que comercializan la información, todos los días nos intentan convencer de que la Argentina no tiene destino, y que la crisis global, irremediablemente, nos arrasará. Que nuestra alianza con Chávez y Evo Morales, y la visita de Cristina a Cuba es el motivo de esos males. Que la responsabilidad, es del gobierno de los Kirchner, y su alianza con Hugo Moyano, Moreno, los intendentes del conurbano y los piqueteros oficialistas. Que Cristina no gobierna, que esta más preocupada por sus ropas o su imagen personal. Que este es un gobierno autoritario, que atropella a las instituciones y confronta con la producción. Que el gobierno se debilita todos los días, por deserciones de aliados que tuvo por izquierda y por derecha. Que este gobierno es mas de lo mismo o incluso peor que Menem. Que nunca hubo tanta pobreza, desocupación o miseria, y que los jóvenes están perdidos por el alcohol o el paco. Que hay un fin del proyecto que inició Néstor Kirchner y continúa Cristina Kirchner y es inevitable su derrota. Que la oposición se muestra madura, dispuesta a unirse. Y con ideas nuevas y creativas. Que este gobierno maneja caja de manera arbitraria, persigue y discrimina y reprime y no tolera ninguna crítica. Que el gobierno se mueve con el campo por rencor y lo humilla al no atender sus reclamos, a partir del rechazo en el Senado de la 125. Que el Estado tiene mucho gasto, que hay que dejar al mercado la asignación de recursos y hay que volver al fondo monetario internacional. En programas periodísticos de la farándula o políticos, conducidos por periodistas de derecha o denominados progres, el discurso es uniforme, hegemónico y sistemático, esto es un desastre, hay que cambiar al gobierno ya, como sea y como de lugar. Sin embargo esos mismos medios y el coro opositor no le dicen que: En este tiempo la Argentina no sólo creció sino que hoy está en mejores condiciones políticas, económicas y sociales, para afrontar este complejo escenario mundial. Los que nos critican la política internacional, no nos perdonan que hayamos derrotado al ALCA, y nuestra opción de unidad con Chávez, Evo, Lula y Correa. Si Hugo Moyano convocara a Paro General, dejaría de ser negro y pasaría a ser rubio de ojos celestes, casi un intelectual de izquierda. Si el Gobierno liberara la economía, Moreno dejaría de ser un patotero. Si los intendentes del Conurbano abandonaran a Kirchner, serían grandes demócratas y estadistas, y si los piqueteros oficialistas volvieran a las rutas, serían aceptados por los caceroleros de teflón. La mirada machista sobre nuestra presidenta esconde la bronca y la soberbia del poder, porque no toleran que alguien que no es orgánico a sus intereses, sea Presidenta. No son capaces de confrontarla con ideas, sin que rápidamente queden al descubierto sus mezquindades. Les duele reconocer que cambiamos un modelo de país para unos pocos, que instauró la dictadura y el neoliberalismo menemista, y que en la Argentina creció el empleo, se abrieron miles de fábricas, se mejoraron los ingresos de la población, y el Estado trata de ser garante del bien común. Las deserciones son parte de las reconfiguraciones políticas y electorales después del estallido del 2001. El kirchnerismo no escapa a ese fenómeno y bienvenido que se vayan todos los que fueron como Solá, Reutemann y Romero, parte y núcleo vital de la entrega y el saqueo que se realizó en los noventa, y hoy, conducidos por Duhalde, le asfaltan el camino a la derecha. Tampoco dicen que la principal confrontación es con los grupos económicos, la más clara se dio el año pasado, por la renta extraordinaria del núcleo sojero. Ahí apostó la oposición para recomponerse. No pueden explicar, la mesa de enlace, la oposición, las empresas de la información, que la presidenta tenía razón con las retenciones móviles y que el voto no positivo de Cobos y la guerra gaucha, impulsada por los sojeros, a los únicos que perjudicó fue a los pequeños productores. En estos días en los que se habla de tantas zonceras, como decía Don Arturo Jauretche, que por repetidas parecen verdad, vuelven al paro patronal agrario con el único objetivo de desgastar al Gobierno y ayudar a la recomposición electoral de la oposición: todos los caminos conducen a la derecha y al Mercado. Mientras tanto, la Presidenta acaba de resolver un aumento a las jubilaciones y a los docentes argentinos, esas no son zonceras.

Edgardo Depetri Febrero 24 de 2009- Columna de opinión del diputado Edgardo Depetri, difundida hoy en el programa de Radio Continental que conduce Víctor Hugo Morales.

2 comentarios:

MONA dijo...

Qué bueno! Está genial publicar este texto de Depetris... te aviso que lo copié... porque me sirve para argumentar en los medios, por ej., en La Nazion.
Saludos!

Anónimo dijo...

Keep working ,great job!

rH3uYcBX